El termoconformado es un proceso clave en la industria del empaquetado. Consiste en transformar láminas de plástico calentadas en moldes, generando productos tridimensionales como envases y piezas. Este método ha supuesto un avance significativo en la fabricación de productos, permitiendo la producción eficiente y económica de artículos personalizados y de gran calidad.

Como expertos en soluciones industriales, desde Walterpack hemos elaborado una guía completa acerca de este proceso de fabricación y en este artículo te la mostramos.

Introducción al termoconformado

La técnica del termoconformado es una de las más utilizadas en industrias como la del empaquetado y la fabricación de plástico, ha transformado la manera en que se crean productos en todo el mundo. Este proceso innovador ha revolucionado los procesos de fabricación ya que resulta muy eficiente y versátil, permitiendo la creación de una amplia gama de envases y piezas plásticas con formas y tamaños personalizados.

¿Qué es el termoconformado?

El moldeo por termoconformado utiliza calor y vacío para dar forma a láminas de plástico en moldes específicos. Se calienta la lámina a temperaturas entre 120 °C y 180 °C, y se aplica vacío para moldearla según la forma del molde. Este método es rentable para producciones de pequeña escala debido a su bajo coste en herramientas de moldeo. Los materiales más comunes son PAI, PP, PSI, PET, ABS, PEAD y PVC.

La pieza termoconformada debe ser fácilmente desmoldable, con un ángulo de desmolde mínimo de 3 grados. El proceso consta de tres etapas: calentamiento del semielaborado, moldeo y enfriamiento del producto.

Historia del termoconformado

La historia del termoconformado se remonta a principios del siglo XX, cuando los primeros pioneros de la industria comenzaron a experimentar con técnicas para dar forma al plástico mediante el calor. Con el avance de la tecnología y la investigación en materiales, evolucionó rápidamente, pasando de procesos rudimentarios a métodos altamente sofisticados y precisos. Hoy en día, es un componente esencial en la fabricación moderna, impulsando la producción eficiente y la innovación en una amplia variedad de industrias.

Aplicaciones del termoconformado

Gracias a su versatilidad, eficiencia y costes reducidos, el termoconformado es una técnica muy utilizada en diversas industrias. Este proceso ofrece infinitas posibilidades y soluciones innovadoras para múltiples sectores.

Sus principales aplicaciones son:

Envases termoconformados

Esta técnica se utiliza mucho en la industria de los alimentos envasados, Son ideales para el empaquetado de los mismos gracias a su facilidad para adaptarlo a diferentes formas. Además, su diseño flexible y adaptable garantiza la frescura y protección óptimas de los productos durante su transporte y almacenamiento, al tiempo que permite una presentación atractiva en los estantes.

  • Envases con diferentes compartimentos para repostería.
  • Tarrinas individuales para mermeladas, mantequillas y todo tipo de untables.
  • Vasos para yogures y otros lácteos como postres.
  • Hueveras.

También se utiliza para colocar piezas de recambios, artículos de papelería o ferretería, herramientas o cubiteras para hielo.

Piezas de plástico termoconformadas

Este proceso es esencial para industrias como la automotriz, la electrónica o la médica. Su capacidad para adaptarse a formas complejas la hace la elección ideal para la fabricación de una gran variedad de piezas. Además, ofrecen una combinación única de resistencia, durabilidad y facilidad de fabricación.

  • Bañeras.
  • Paneles interiores de electrodomésticos.
  • Paneles de puertas de vehículos.
  • Paneles de control de embarcaciones o vehículos.

También permite la fabricación de accesorios para lámparas, señales, vajillas, juguetes, cabinas interiores de aviones, limpiaparabrisas, etc.

Tipos de termoconformado

La fabricación de piezas termoconformadas se pueden fabricar llevando a cabo diferentes técnicas, cada una seleccionada en función de las necesidades específicas de los productos a crear. Estos métodos, que abarcan desde el sistema por vacío hasta el de soplado, proporcionan soluciones adaptadas a una amplia variedad de aplicaciones industriales y comerciales.

Termoconformado por vacío

El termoconformado por vacío implica el calentamiento de una lámina de plástico y su posterior conformación alrededor de un molde utilizando vacío. Este método se usa para fabricar envases y piezas de plástico con superficies complejas y detalladas.

El proceso generalmente sigue estos pasos:

  • Calentamiento de la lámina de plástico.
  • Colocación de la lámina sobre un molde.
  • Aplicación de vacío para moldear la lámina alrededor del molde.
  • Enfriamiento y desmoldado de la pieza.

Termoconformado a presión

Este sistema se lleva a cabo usando presión adicional, además del calor y vacío, para moldear la lámina de plástico. Este método es adecuado para fabricar piezas con paredes gruesas o características estructurales específicas. Los pasos básicos del proceso son similares al termoconformado por vacío, pero con la adición de la presión controlada para mejorar la definición de la forma y la densidad del producto final.

Termoconformado con soplado

Se trata de una variante en la que se utiliza aire comprimido para forzar la lámina de plástico calentada hacia un molde, creando así una forma hueca. Este método se utiliza para fabricar botellas, contenedores y juguetes.

Los pasos básicos del proceso incluyen:

  • Calentamiento de la lámina de plástico.
  • Colocación de la lámina en un molde.
  • Inflado de la lámina con aire comprimido para forzarla contra las paredes del molde.
  • Enfriamiento y desmoldado de la pieza.

Materiales de los moldes de termoconformado

Los moldes de termoconformado pueden ser de diferentes materiales que varían en función del tipo de pieza y de la cantidad de ellas que se van a fabricar.

Estos son los más comunes:

  • Madera: opción económica y adecuada para prototipos o series cortas.
  • Escayola: a menudo reforzada con un 5% de fibra de vidrio para aumentar su durabilidad, se utiliza para fabricar moldes en series cortas o para la creación de prototipos.
  • Poliéster reforzado con fibra de vidrio: ofrece una mayor durabilidad y se utiliza en series de hasta 500 piezas.
  • Colada epoxi: son conocidos por su resistencia y capacidad para soportar altas temperaturas. Son adecuados para series de producción más grandes, llegando hasta 1000 piezas.
  • Aluminio: El aluminio es un material fácil de mecanizar y ofrece una excelente capacidad de disipación del calor.
  • Acero: Los moldes de acero son altamente duraderos y permiten un mecanizado preciso con acabados de superficie de calidad.

Ventajas del termoconformado

Este proceso es muy versátil y ofrece grandes beneficios en los procesos de fabricación de envases y piezas de plástico actuales.

Estos son los más destacados:

  • Bajo coste de producción
  • Facilidad de reciclaje
  • Personalización de diseños
  • Alta eficiencia en la producción
  • Rapidez en los tiempos de entrega

El proceso termoconformador, en definitiva, ofrece única de versatilidad, eficiencia y personalización, lo que lo convierte en uno de los preferidos y más utilizados en diferentes tipos de industria.

En Walterpack te ofrecemos todo tipo de soluciones para envasado y fabricación de piezas, si necesitas saber más acerca de este proceso, contacta con nosotros y te asesoramos.