Los concepts car son vehículos experimentales que presentan características avanzadas. Usualmente, son utilizados por los OEM’s para mostrar los desarrollos tecnológicos más vanguardistas y dar una idea de cómo serán los coches del futuro. Si eres amante de los vehículos, te invitamos a que continúes en este artículo, ya que te contaremos qué son, para qué sirven y te explicaremos la diferencia entre un concept car y un modelo de producción.  

¿Qué es un concept car o modelo conceptual?

Un concept car es un prototipo de coche desarrollado por los OEM’, con el objetivo de presentar a los usuarios tecnologías futuras y tendencias en cuanto a diseño. Estos vehículos son una muestra de que la imaginación no tiene límites, puesto que reflejan mucha creatividad y son la base de la tecnología que se aplicará en el sector. 

Por supuesto, estos prototipos de coche no se fabrican en serie, es decir, solo se crean unos cuantos para medir la aceptación del público. Con estos datos, es posible agregar o quitar componentes a los modelos que la marca producirá posteriormente. 

Además de eso, estos vehículos adelantan a los clientes las características que serán incluidas en modelos que saldrán a la venta en poco tiempo. Algunas de las características que más resaltan en estos coches son, por ejemplo, conectividad, electrificación o conducción automática. 

Principales diferencias entre un concept car y un modelo de producción

Existen algunas diferencias entre estas dos ideas. Los modelos de producción o vehículos de producción son aquellos que se fabrican en serie, que son ofrecidos al público y que pueden conducirse de manera legal en la vía pública. 

Con los concepts cars ocurre lo contrario, puesto que solo se fabrican pocos y normalmente se emplean para que el usuario conozca características que podrían tener los coches en el futuro. Además, este tipo de vehículos generalmente son fabricados con materiales poco convencionales y difícilmente hallados en los demás vehículos, como la fibra de carbono y algunos metales especiales. 

También suelen presentar diseños con líneas imposibles de llevar a producción en términos de aerodinámica y de desarrollo técnico. Aunque, algunas marcas presentan tendencias que serán incorporadas en próximos modelos. Y, a pesar de que el aspecto final del coche que será desarrollado en serieno guarda mucha relación con el prototipo, si es posible apreciar ciertos detalles adelantados por el concept car. 

Finalmente, crear un único coche conceptual les permite a los diseñadores desarrollar nuevas características, que serían complicadas de aplicar en modelos de producción. Por ejemplo, sistemas de tracción especiales, conectividad o, conducción autónoma. ¿Cuál es el proceso de fabricación de un concept car?

El proceso de fabricación de los prototipos de coche está directamente relacionado con los deseos del fabricante. Por ello, el primer paso para dar inicio al diseño de estos costosos vehículos es definir la finalidad del prototipo. 

Lo que prosigue es crear el concept car mediante la elaboración de bocetos del diseño exterior. Aquí se especifican desde los detalles más pequeños hasta los más generales y se realiza empleando programas de informática avanzados. 

Posteriormente, se fabrican diversas maquetas de distintos tamaños hasta que el fabricante esté conforme con el resultado final. Luego, con la maqueta lista, se procede a la fabricación del prototipo. Estos vehículos le permiten al OEM mostrar un motor nuevo, motorización eléctrica o híbrida o ciertas características que serán añadidas, para luego poder ser exhibidas en ferias especializadas o exposiciones.

Generalmente, los diseños de estos prototipos no son puestos a la venta, ya sea por el coste de los materiales o por su practicidad. Además, se suelen sustituir elementos como espejos retrovisores normales por cámaras y pantallas digitales. 

Inicios del concept car en el continente europeo 

La historia del vehículo modelo comienza con el Atom, diseñado por Aston Martin en 1939. Se trataba de un sedán de cuatro puertas fabricado encima de un chasis tubular. Con este modelo se demuestra que la marca británica tuvo en mente fabricar un coche de cuatro puertas, aunque casi todos los vehículos son modelos descapotables o coupés.

Para la década de los 50, la compañía italiana Alfa Romeo, en conjunto con Bertone, desarrollaron una serie de vehículos modelo llamados BAT (Berlinetta Aerodinamica Técnica) con un diseño innovador y futurista. 

Posteriormente, en los 80, se crea el monovolumen, un concepto que nace con el vehículo Renault Espace del año 1984. Antes de la fabricación de este coche, se desarrolla el Lancia, aunque el grupo Fiat descartó el proyecto de gran envergadura de Giugiaro. 

Este diseñador italiano fabrica el Lancia Megagamma, un vehículo que utilizaba la mecánica del Lancia Gamma que ya se vendía y que tenía una carrocería más grande. Esta característica daba una idea de lo que sería el monovolumen con el que se quería mayor funcionalidad para el interior. Fue presentado en el Salón del Automóvil de Turín en 1978, pero no llegó a ser producido. 

La mayoría de concept cars son únicos en su especie. Como queremos que tu coche también tenga un aspecto que destaque sobre el resto, en Walter Pack podemos encargarnos de diseñar soluciones decorativas y funcionales de plástico especiales para tu vehículo. Contamos con la mejor tecnología para desarrollar partes tanto estéticas como funcionales, garantizando a nuestros clientes soluciones innovadoras.

Entra en nuestra página y en la sección “contacto” encontrarás un sencillo formulario que deberás cumplimentar para tener acceso a cualquiera de nuestros servicios, ya sea para llevar a cabo alguna fase de tu proyecto o para solicitar información.

Leave a Reply